Sábado, 20 de Octubre del 2018

River Plate se adueñó del suerclasico del fútbol argentino, al vencer 2 - 0 a Boca Juniors en la misma Bombonera este domingo.

Gonzalo Martínez a los14 minutos del juego; y ya en la complementaria Ignacio Scocco a los 23 anotaron los goles para el triunfo de los "millonarios", que volvieron a desairar a los "xeneizes" con el mismo resultado con el que River había ganado la Supercopa Argentina en marzo pasado.

En un partido intenso, River fue mucho más punzante en sus ataques y aprovechó al máximo cada oportunidad, ante un Boca que jugó mal en todas sus líneas.

Con este resultado, River alcanzó a su vencido en el quinto puesto de la Superliga, que comparten con 10 puntos, a cuatro unidades del líder Atlético Tucumán.

Boca insinuó quedarse con el protagonismo en los primeros minutos, y tuvo su primera aproximación en un buen enganche de Benedetto, que buscó desde lejos y encontró una buena respuesta de Franco Armani.

Sin embargo, River pronto empezó a ganarle al local la pulseada en el mediocampo, con un jugo más dinámico y ritmo sostenido, para empezar a buscar por los costados, sobre todo por el carril derecho, donde desequilibraban Pratto y Montiel.

Por ese sector llegó la apertura del encuentro, en una pelota con múltiples errores de Boca, ya que Pavón perdió la pelota, Mas estuvo impreciso en el despeje y Jara no llegó a tiempo para cerrar ante "Pity" Martínez, que entró por la izquierda y venció a Rossi con un precioso zurdazo bombeado, que entró por el segundo palo.

Desconcertado y desordenado en el medio, Boca sufrió durante un buen rato, en un contexto en el que Wilmar Barrios vio la tarjeta amarilla por una fuerte falta sobre Martínez, que poco después dejó la cancha por una dolencia muscular, reemplazado por el colombiano Juan Fernando Quintero.

Volvió a intentar Benedetto, que encontró firme a Armani bajo los tres palos, pero River asomaba agazapado, listo para salir de contraataque y preparado para capitalizar cualquier error de los auriazules, demasiado imprecisos en una búsqueda poco productiva.

Sobre el final de la primera parte, el recién ingresado Cardona se salvó de la expulsión y sólo vio la cartulina amarilla por un codazo en la cara de Enzo Pérez.

(agencias)

Comentarios